Ofensas, ofensores y ofendiditos

Image for post
Image for post
ArtCover por Javier Veldés Pons

Por Xavier Borges

En la era de la generación de cristal es imposible no buscarse problemas con alguien; una época en la que la manera más fácil de llamar la atención es gritar que te sientes ofendido. La gente no singa en sus casas. Vienen a fajarse y hacerse los diferentes a internet. Últimamente los límites del humor se han convertido en el principal tema de discusión entre los ofendiditos. Mira, te voy a hablar claro, si crees que el humor negro debería ser vetado, mejor deja de leer esto.

Plataformas (uy, sueno como un dirigente) como Twitter son el principal campo de pelea entre los Don Comedia y los sensibles. Podemos pensar que estas batallas campales no tienen más trascendencia que una superación de egos, pero “nananina jabón candado”. Por ejemplo, el comediante español David Suárez perdió, por un tweet, su trabajo en la televisión y actualmente se encuentra en un proceso judicial por el que le piden hasta un año de cárcel. Cito textualmente: “El otro día me hicieron la mejor mamada de mi vida. El secreto fue que la chica usó muchas babas. Alguna ventaja tenía que tener el síndrome de down”. En fin, que Davicito es todo un outsider.

Los límites del humor se convierten en una censura en toda la ley de la palabra. El humor es la manera que tenemos de burlarnos de la mano de pinga que le da la vida a todo el mundo. Lo gracioso del humor negro es la capacidad que tiene de hacerte sentir incómodo y mala persona por reírte de un tema complicado/delicado o tabú. Nos reímos de todos por igual porque todos somos iguales. Entiendan que la risa nos ayuda a aceptar mejor las verdades, esconderlas solo da paso a los complejos.

La isla del calor y el churre no es la excepción. A todo el mundo le molesta algo distinto. Es imposible estar bien con toda la gente del “wasap”, por ejemplo. Cada vez que uno se roba y sube un meme le cae algún tipo de piedra. Si digo que los curas se follan a los monaguillos, la pura me deja de hacer la comida un mes. Intento explicarle que no se lo tiene que tomar literal, que soy consciente de que existen religiosos de gran corazón, que me río por igual de los ateos que creen tener todas las respuestas del mundo. Me dice que me pele al calvo, me compre una estatua de San Lázaro y me ponga a pedir dinero, que ella no me cocina hasta que se le olvide. ¿Tiza verdad?

La profesora guía de la escuela es la más ofendida de todos. Si digo que el “Diazk” se parece a un husky siberiano o que el Fifo es la curiosidad y Camilo es el gato, me acusa de serios problemas ideológicos. Este tipo de gente en serio me cargan. En todos los países del mundo se ríen de sus dirigentes y sistemas. Bueno, en los países normales al menos. En la república neo-colonial existían las tiras cómicas satíricas, los abuelos del meme. Una de las más famosas es el Bobo de Abela. Eso hasta lo enseñan en la escuela. ¿Qué me estás diciendo papi? ¿Estaba bien burlarse de ellos, pero de ti no? Es que eres una máquina. Los ministro-influencers se acomplejan por cuentas paródicas en Twitter y Ena Elsa (ministra de educación) te bloquea porque le dices que nos vamos a morir pa la pinga si empezamos la escuela. Ena Elsa tú sabes que es jugando, yo te quiero.

Los jóvenes no nos quedamos atrás. Hay cada comepinga con datos. A veces doy gracias a Etecsa por no bajar los precios. Esas niñas que se creen feministas porque leyeron un estado con una frase de Frida Khalo… Hermana, en serio, documéntese y no se ponga arriba de una lucha con antecesores tan geniales, siendo usted una sapinga. No por nada sino para evitarte una pena.

Otro ejemplo de adolescentes ofendidos-falta de paja son los otakus y kpopers. Yo que creía que esos eran los mongos tranquilos, pero no. Esos se cagan en tu madre, te montan una coreografía y te tiran un rasengan. Mi gente, báñense. Nada más que decirles, que ustedes son unos loquillos.

Hasta mi amigo de toda la vida, el Yasmani de la esquina, se me molesta por un meme de la muerte del Dani. Compadre Yasmani, tienes que entender que un meme no lo mató (tos sospechosa)… háblense la gente del Calixto. La risa está en que te molestes, no en que se haya muerto. Dejen de tomarse la muerte como algo innombrable, tal vez te mueres mañana. Es algo normal. Mejor tenlo claro desde antes, para que no te tome por sorpresa. Así que Yasmani, deja la intriga por favor.

La enseñanza amiguitos. No se hagan los Don Comedia. Llévense bien con todo el mundo. Dejen el complejo y vayan a ver a un psiquiatra. Si quieren los pongo en contacto con la pura que es loquera (lo que llévenle un perfumito o algo que “la cosa está mala, pero lalala nos la seguimos montando”). Caballero tírense un pajón que eso ayuda a calmar los nervios. Se los digo yo, que no singo con mi jevita la friki desde que le hice un chiste con Curco Vein y las escopetas.

PD: Ena Elsa convalídame que no he hecho los seminarios y ando hablando pinga. Por fa no seas mala.

Written by

Revista Junior de cosas que te callas

Get the Medium app

A button that says 'Download on the App Store', and if clicked it will lead you to the iOS App store
A button that says 'Get it on, Google Play', and if clicked it will lead you to the Google Play store