Image for post
Image for post
ArtCover por Ahmed Pérez Núñez

Por Ena Massip

“A ver, yo te voy a contar, y tú me vas a decir si esto es eh… comportamiento inadecuado. Yo no sé, yo me lo tomé como fresco… Estaba muy tranquila, el otro día en los K, sacando el agua, y pasan estos tipos que están arreglando el K, y se quedan mirándome. Y oigo a uno que me dice «¡Saca, saca el agua!»”, refiere B. estudiante de la escuela vocacional Lenin.

“Hay mujeres que arrastran maletas cargadas de lluvia” (Joaquín Sabina, “Mujeres fatal”).

En un comunicado del Sitio de la Televisión en Santiago de Cuba: “Dos mujeres han sido abatidas este 7 de noviembre de 2020 en el Distrito José Martí de la Ciudad Héroe a plena luz de este noviembre lluvioso, ante las miradas aterrorizadas de varios habitantes que corrieron al instante y, otros, inmóviles”. …


Image for post
Image for post
ArtCover por Mujercitos Magazine

Por Xavier Borges

Una película sobre un viaje de carretera de esos que te cambian la vida, pero que logra redefinir el significado de cambio, pasándose todo por la pinga. En pocas palabras, ese es el objetivo de la obra estrenada en 2001 por el mexicano Alfonso Cuarón, Y tu mamá también, filme que llevaría al estrellato a Gael García Bernal y a Diego Luna, que comparten elenco con la española Marisol Verdú.

Nominada al Óscar a mejor guion original, la película se presenta como una simple road trip movie sobre dos adolescentes que pertenecen a una especie de fraternidad, a la que ellos llaman Charolastras, con un manifiesto bastante peculiar. En un viaje a una playa llamada Boca del Cielo (cuyo paradero desconocen) los chicos se llevan con ellos a una mujer algo mayor y despechada, ustedes saben, “quimbeta”. …


Image for post
Image for post
ArtCover por Gabriel Hernández

Por Jordan Miller

Hoy en día la gente suele ser más sincera de lo común. Todos dicen y repiten que nunca han sido hipócritas: son esa gente que tú oyes decir frases como “yo le digo la verdad en la cara a cualquiera”. …


Image for post
Image for post
ArtCover por Ahmed Pérez Núñez

Por Ena Massip

Si nunca escuchaste a modo de argumento irrevocable “Esperancit@ tiene tremendo cuerpo”, entonces, perdona que sea yo la que te lo diga, pero tú pasaste por la secundaria, pero la secundaria no pasó por ti. ¡Afortunadamente!

Pero vamos a la etimología de la frase “estar buena”. ¿Un halago, un piropo, una ofensa, una categoría, un modo de encerrarnos más en patrones insuperables? A mi mente viene una frase escrita por Huxley: “Y para sus adentros: esta es la opinión que tiene de sí misma. No le importaba ser como la carne”.

De pronto también recuerdo los harems de Las mil y una noches, con sus huríes y aires de paraísos sensuales. También me pregunto: la mujer a la que Neruda evocara en su canción desesperada “Es la hora de partir. ¡Oh abandonado!”, ¿estaría buena? ¿O la niña mala, la femme fatale que ideó Vargas Llosa, no sería más que una flaquita cualquiera de nuestros tiempos? …


Image for post
Image for post
ArtCover por Javier Veldés Pons

Por Xavier Borges

En la era de la generación de cristal es imposible no buscarse problemas con alguien; una época en la que la manera más fácil de llamar la atención es gritar que te sientes ofendido. La gente no singa en sus casas. Vienen a fajarse y hacerse los diferentes a internet. Últimamente los límites del humor se han convertido en el principal tema de discusión entre los ofendiditos. Mira, te voy a hablar claro, si crees que el humor negro debería ser vetado, mejor deja de leer esto.

Plataformas (uy, sueno como un dirigente) como Twitter son el principal campo de pelea entre los Don Comedia y los sensibles. Podemos pensar que estas batallas campales no tienen más trascendencia que una superación de egos, pero “nananina jabón candado”. Por ejemplo, el comediante español David Suárez perdió, por un tweet, su trabajo en la televisión y actualmente se encuentra en un proceso judicial por el que le piden hasta un año de cárcel. Cito textualmente: “El otro día me hicieron la mejor mamada de mi vida. El secreto fue que la chica usó muchas babas. Alguna ventaja tenía que tener el síndrome de down”. …


Image for post
Image for post
ArtCover por Javier Valdés Pons

Por Ana Sotolongo

Cumples 16, y tu carta de presentación deja de ser un minilibrito rojo, se convierte en una lámina plastificada con tu biometría expuesta y datos que no vienen al caso. Sin él, eres aún menos que polvo sideral, ni alineado estas así con el sistema galáctico que mueve y fija la ruta hasta ser un epitafio más, o solo tierra en un punto pesimista.

Está de más negar que esclavos somos: del tiempo; de las leyes que, siguiéndolas o no, se adentran y nos queman la carne; de la vida que no elegimos; de filosofías ajenas y, por ende, de un señor que pronto les presentaré. Como tales, llegamos a esta edad porque es parte de un viaje con rumbo indefinido para cada viajero. ¿Quién sabe?, tal vez alguien pueda definirlo; quizás un ente al que ya muchos le han dado un nombre, pero que ha resultado en un sustantivo con mil variaciones morfológicas y semánticas que se quedan en el limbo del misterio. …


Image for post
Image for post
ArtCover por Ahmed Pérez Núñez

Por Ena Massip

¿Tú no entiendes que con ese filtro de pecas falsas y demasiada saturación pareces un payaso? Mija, tienes que parar, usas y abusas de los filtros sin compasión. Pero no es culpa tuya. La culpa, la maldita culpa, no la tiene nadie. Mejor dicho, la culpa en este caso es subjetiva. ¿Qué hacer entonces? ¿Endilgársela a una generación entera?

Una foto de perfil en la que luzcas borrosa por tantos efectos, equivale para mí al sello de “eres fea muy fea o plástica”; y una vez leí una descripción por Truman Capote que decía: “Era la fealdad derrotada, que suele ser mucho más cautivadora que la verdadera belleza, aunque solo sea por la paradoja que lleva consigo”. …


Image for post
Image for post
ArtCover por Ahmed Perez Nuñez

Por Xavier Borges

Si te quieres sentir único, diferente y especial al resto, disparo habitual de nuestros tiburones terrestres, ha llegado tu biblia. El guardián entre el centeno, publicado por J.D Salinger en 1951, nos narra la historia del compañerito Holden Caulfield, un adolescente neoyorquino de 16 años. ¿Qué tiene de especial como personaje? Absolutamente nada. Holden es un chamaquito berreado con el mundo, justo como tú y yo, que va diciéndole farsante a todo el que se le aparece en frente.

La historia comienza cuando nuestro outsider es expulsado de la beca y se escapa para vagar tres días sin rumbo por las calles de la Gran Manzana, quiere despejar antes que los puros le partan la boca por bruto. Salinger crea un personaje con el que te sientes identificado de una manera u otra. Te manipula para que te sientas especial. Lo asombroso es que lo logra aunque tengas esto en mente mientras lees. Intenta darle caña, a través de un puberto, a la sociedad americana de la época. Lo logra por momentos, aunque de una manera bastante superficial, y un poco termina convirtiéndose en nihilismo barato de adolescente, teniendo claros realmente geniales en un bosque oscuro de odio. …

About

Mujercitos Junior

Revista Junior de cosas que te callas

Get the Medium app

A button that says 'Download on the App Store', and if clicked it will lead you to the iOS App store
A button that says 'Get it on, Google Play', and if clicked it will lead you to the Google Play store